miércoles, 9 de abril de 2008

BANCO MUNDIAL: QUE LOS PRECIOS BAJEN YA - EL NUEVO DIARIO 8 DE ABRIL DEL 2008.

Banco Mundial advierte sobre alzas en alimentos y energía

El Apocalipsis será por hambre

*** Robert Zoellick en su último discurso previene sobre disturbios sociales graves en 33 países del orbe
*** Nicaragua en la mira y la consigna es: ¡Que los precios bajen ya!


Foto
Robert Zoellick.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, alertó --durante su último discurso en Washington-- sobre graves amenazas de disturbios sociales en 33 países del orbe, a causa del progresivo encarecimiento de los alimentos y la energía.

“Desde 2005, los precios de los alimentos básicos han crecido nada menos que el 80%. El mes pasado, el precio real del arroz alcanzó el máximo de los 19 últimos años; el precio real del trigo se situó en el nivel más elevado de los 28 últimos años, casi dos veces superior al precio medio de los 25 años precedentes”, advirtió Zoellick.

Al menos 33 países están expuestos a disturbios sociales “debido a la enorme subida de los precios de los alimentos y la energía”, con la gravedad de que en muchos países la mayor parte del consumo de los más pobres se va en estos rubros.

Nicaragua en la mira

Zoellick aseveró que el Programa Mundial de Alimentos, PMA, que en Nicaragua distribuyó la ayuda estadounidense a favor de los damnificados por el huracán Félix, necesita una inyección de US$ 500 millones para ayudar a los países pobres a tener acceso a los alimentos.

Nicaragua sufre del encarecimiento progresivo del costo de la vida, de los alimentos, de los combustibles y de la energía eléctrica, y se encuentra dentro del cuadro descrito por Zoellick, el cual se agravará debido a los desórdenes del cambio climático.

Por tal razón, Zoellick propone un nuevo acuerdo alimentario en el que se priorice a los más pobres en el campo y el envío de los niños a la escuela, debidamente alimentados, por lo que llamó a los países ricos como Japón, la Unión Europea y Estados Unidos a hacer sus aportes respectivos.

¡Que los precios bajen ya!

“Las personas pobres necesitan que los precios de los alimentos bajen ya mismo. Pero el sistema comercial agrícola del mundo está estancado en el pasado. Si es que existe un momento de recortar las subvenciones agrícolas que causan distorsión y de abrir los mercados a las importaciones de alimentos, ese momento es ahora. Si no es ahora, ¿cuándo?”, dijo Zoellick.

Por lo tanto, llamó a crear un sistema comercial mundial de los productos agrícolas más justo, y urgió a que se saque del punto muerto en que se encuentra la Ronda de Doha para reducir las subvenciones agrícolas de los países ricos y obtener la reducción de aranceles en productos agrícolas y manufacturados.

Reducir la corrupción

También instó a poner en marcha una Iniciativa de Transparencia en las industrias extractivas de recursos para limitar las distorsiones que se presentan en los países de desarrollo como “economías duales”, que excluyen a la mayoría de los ciudadanos; corrupción en la concesión de licencias y en acuerdos de trato preferencial; ingresos volátiles que tientan a las autoridades públicas y debilitan la sostenibilidad de los presupuestos y el crecimiento”.

De igual modo, se desea frenar el “síndrome holandés” de tasas de cambio determinadas por la exportación de recursos que afecta el empleo y el comercio en un ámbito más amplio; la renta de recursos naturales, que despierta conflictos entre facciones “cazafortunas”; los costos ambientales extremos, y hasta un sentido de pérdida de soberanía cuando unos pocos privilegiados parecen beneficiarse de la venta del patrimonio nacional”.

Asimismo, dijo que el BM busca cómo atraer capitales hacia el África para favorecer su crecimiento económico.