jueves, 11 de septiembre de 2008

RAAS: TRAGEDIA ENTRE PAIWAS Y LA CRUZ DE RIO GRANDE.

Seis de una misma familia y hay seis desaparecidos.
Ocho muertos en naufragio en Río de Matagalpa


Según sobreviviente, el motorista no conocía bien la vía acuática, y para colmo sobrecargó la precaria embarcación. Estremecedoras escenas en muelle de San Pedro del Norte, cuando familias esperaban los cadáveres


EDUARDO MONTENEGRO / CORTESÍA.- Doña Alejandra llora amargamente al conocer que sus hijos, esposo, nueras y nietas, murieron al darse vuelta el bote en que viajaban sobre el río Grande de Matagalpa.

SAN PEDRO DEL NORTE, PAIWAS. Ayer miércoles continuaban apareciendo cadáveres en el río Grande de Matagalpa, después que el lunes un bote se diera vuelta al chocar contra una piedra en el sector conocido como Tumarín, en el salto de Olia Olia.Las escenas dramáticas se multiplicaron cuando madres, hermanos, padres, tíos y otros allegados, veían llegar los cuerpos de sus familiares al pequeño muelle de San Pedro del Norte, por lo que muchos lamentaban esta tragedia que ha dejado dolor y luto en los hogares, tanto del municipio de Paiwas como de la Cruz de Río Grande.Una de las familias más afectadas con seis muertos, es la Miranda García, de la comarca El Macho, municipio de la Cruz de Río Grande, quienes viajaban desde Río Blanco, de donde habían salido a visitar a otros familiares y regresaban a sus hogares cuando se dio la tragedia.Doña Alejandra Miranda, con el rostro bañado en lágrimas y sin poder ocultar el dolor que la embargaba por la muerte de sus seres queridos, dijo que había perdido a su marido, a su hijo, a dos nueras y a dos nietas, todo por la irresponsabilidad del motorista, de quien se asegura no conocía bien el río, y que por eso fue a colisionar contra las piedras.

Bote iba vacío y lo fue llenando“Cuando nosotros llegamos a San Pedro, nos dijo una señora que nos fuéramos en ese bote porque iba vacío, por lo que le preguntamos al motorista que si no iba muy lleno y nos dijo que no, por lo que nos montamos toda la familia; pero de pronto llegó más gente y el bote se llenó, por lo que mi hijo le dijo al motorista que por qué le había dicho que iba vacío”, aseguró la señora.Aseguró que cuando iban río abajo, el motorista iba por lugares que no se pueden pasar en el verano. “Iba sin control, por lo que mi hijo le preguntó por qué se iba por esos lugares si no se podía pasar por las piedras o era que no conocía el río; en eso estaban cuando el bote chocó con la piedra y todos caímos al agua, ya no volví a ver a mis hijos ni a mi nueras ni a mis nietas” aseguró doña Alejandra, quien salvó su vida de milagro.

Se salvó de milagro“Tres veces me hundí en el río, la primera vez que salí vi unas bolsas, pero me volví a hundir, a la tercera vez logré aferrarme a la bolsa y a unas maletas, lo que me permitió salir a la orilla y salvar la vida, pero ya no pude ver a mi esposo ni al resto de familiares”, aseguró la afligida señora, quien se preparaba para enterrar a sus seres queridos.Al igual que doña Alejandra se expresaron otros ciudadanos, que se preguntaron cómo es posible que dejen manejar botes a personas que no saben ni conocen el río, por lo que esperan que esta tragedia no quede sin castigo.Hasta ayer se contabilizaban ocho muertos: Migdalia Miranda García, Maricela Marín Pérez, Elda García Soza, Gregoria Masís Miranda, Erlinda Loáisiga García, Oneyda Masís Miranda y dos niños, entre ellos uno de seis meses. Sólo hubo tres sobrevivientes, por lo que se asegura que puede haber más muertos, ya que se conoce que en el bote iban 14 personas.Se supo que el motorista, de nombre Gerardo Antonio Duarte Castellón, fue detenido por la Policía Nacional y enviado a Bluefields para mientras finalizan las investigaciones. Mientras, el alcalde de Paiwas, Carmelo Escoto, decretó tres días de duelo por las víctimas de este naufragio.