jueves, 11 de septiembre de 2008

BLUEFIELDS: DE NUEVO LAS CONCESIONES PETROLERAS.

“Mucho antes de meridiano 82”, aclara experto en END.
Exploraciones petroleras en plena soberanía nica (Nery García).
Las dos concesiones que el gobierno de Nicaragua le otorgó a la compañía estadounidense MKJ Exploraciones Internacionales S.A., para la exploración y explotación de petróleo y gas natural en el Mar Caribe, están ubicadas en aguas totalmente nicaragüenses, aseguró ayer David Nock, experto de la industria petrolera que integra el equipo de Noble Energy, aliado del consorcio MKJ.En una visita de cortesía que Nock hizo a EL NUEVO DIARIO ayer por la tarde, explicó que la concesión que cubre los bancos Tyra e Isabel, con una extensión de 400 mil hectáreas (4 mil kilómetros cuadrados) cada una, está situada frente a la costa nicaragüense y es parte de la soberanía del país, incluso antes del meridiano 82.Nock también mencionó que para llevar a cabo el proyecto de exploración y explotación petrolera y de gas natural, requerirán de por lo menos 530 millones de dólares, pues en una primera fase de exploración requerirán de entre cinco y 10 millones de dólares de inversión, si se toma en cuenta que el costo aproximado de exploración sísmica por día es de 250 mil dólares.En una segunda fase de perforación se necesitan de 25 y 50 millones adicionales, y de encontrarse hidrocarburos suficientes, se procedería a la fase de producción, en donde se necesitaría invertir de 200 a 500 millones de dólares.

Ortega tiene especial interés en proyectoEl también experto en temas geofísicos y geológicos, reveló que luego de la firma de los dos contratos de concesión entre los representantes de MKJ y altos funcionarios del gobierno, el ocho de abril pasado, el presidente Daniel Ortega ha sostenido al menos cuatro reuniones privadas para tratar los avances sobre el tema de la exploración y explotación petrolera, pues el mandatario ha demostrado interés en el desarrollo de ese proyecto en el menor tiempo posible.En ese sentido, señaló que de encontrarse suficiente petróleo y gas natural, los términos de los contratos de concesión y la ley nicaragüense, establecen que se priorizará la demanda nacional, por lo que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) tiene el derecho de pedir a los productores que cubran la demanda del país, previo a la demanda internacional, para luego poder vender el remanente de la producción.Hay que recordar que el contrato contempla seis años para el período inicial de exploración y 30 años para la producción de hidrocarburos, en caso de confirmarse su existencia. Pero si la existencia del recurso sobrepasa los 30 años de extracción de petróleo y gas natural, la empresa entregaría toda la infraestructura al gobierno, lo que significa que el Estado de Nicaragua se convertiría en el dueño de todo el proyecto.De acuerdo con los contratos de concesión, MKJ destinaría un 48% de sus ganancias al Estado nicaragüense, según las exigencias estipuladas en Ley de Exploración y Explotación de Hidrocarburos (Ley 286), de las cuales un 15 por ciento de las utilidades se reservarían en concepto de regalías para el gobierno central y las autoridades de las regiones autónomas, y un tres por ciento sería destinado a proyectos en las comunidades de la RAAN y RAAS.